publicidad
15 de julio de 2012 • 22:59

Quiero ser Guetta

David Guetta
Foto: Gabriel Pecot / Terra
 

De mayor quiero ser David Guetta. Les explico. Llegaba el DJ francés al FIB ante la terrorífica sorpresa de los más clásicos -y más cuerdos- fibers para cerrar el escenario Maravillas en esta nueva edición tras el excepcional directo de New Order y la pista se llenaba de gente a las 2:30 de la  madrugada para asistir a un “concierto” que pasaría a la historia.

Porque lo que no puedo discutirles es que el galo es el mejor del mundo. El mejor levantando las manos mientras las canciones se suceden, el que más sube y baja el volumen de los cortes y el mejor encantador de serpientes. Mientras sonaban canciones de Coldplay, One Republic o sus grandes éxitos con cantantes como Rihanna o Kelly Rowland, el show de Guetta era cada vez más absurdo. Cualquiera puede ser Guetta si tiene un buen reproductor de música.

Durante la sesión, el parisino afirmó que era muy complicado sorprenderle tras haber recorrido todos los festivales posibles. Benicàssim lo había conseguido. De todos los nombres que han pasado por el festival, el del francés puede que también sea el más sorprendente. Gracias a la sesión pudimos descubrir un nuevo tipo de fiber caracterizado por meses de cuerpo trabajado en el gimnasio, cresta engominada, camiseta de tirantes y tatuajes tribales. Ya saben a lo que me refiero. Quiero ser David Guetta.

 

Terra