actualizado a las 20:53

Un brutal y transgresor Marilyn Manson cierra el Costa de Fuego

Marilyn Manson Foto: Gabriel Pecot / Terra
Marilyn Manson
Foto: Gabriel Pecot / Terra
 

El controvertido artista estadounidense Marilyn Manson ha ofrecido hoy una actuación brutal y transgresora en la segunda y última jornada del festival Costa de Fuego.

Con los ojos pintados con una franja roja a modo de máscara, y el maquillaje blanco, el polémico cantante de Ohio, ha ofrecido al público, al que ha llamado en numerosas ocasiones "beautiful motherfuckers" (preciosos hijos de puta), lo que esperaban: un gran espectáculo.

Marilyn Manson ha comenzado su actuación con la cara tapada con una máscara negra e interpretando el tema de su último álbum, Born Villain, "Hey, cruel world".

Los diez minutos de retraso con los que ha salido al escenario, han aumentado la expectación del público que estaba excitado ante la presencia de una de las mejores voces del metal industrial.

La actuación no ha dejado decaer la intensidad durante la hora y cuarto que ha durado, si bien ésta ha tenido puntos álgidos, como cuando Manson y su banda han interpretado las versiones de "Personal Jesus" y "Sweet Dreams".

El público ha aclamado a un Manson pletórico, que no ha cesado durante el espectáculo de apelar a la provocación, como es habitual en él.

Desde sonarse los mocos con la mano, tocarse los genitales o jugar con un cuchillo, a romper y comerse una biblia subido en un altar durante la interpretación del tema "Antichrist Superstar".

La atronadora interpretación de su popular tema del álbum Antichrist Superstar, de 1996, "The beautiful People", ha sido el preámbulo del final de uno de los conciertos más brillantes de la primera edición del Costa de Fuego.

Tras la resaca de las tres horas de actuación de Guns n' Roses, la segunda y última jornada de la primera edición del Costa de Fuego ha acogido otros nombres consolidados como In Flames, Nightwish, Katatonia, Opeth, Berri Txarrak, o Rolo Tomassi.

El sonido nórdico ha precedido a Manson en el escenario principal con los suecos In Flames y su "death metal melódico", y el metal melódico de los finlandeses Nightwish.

La banda madrileña de heavy metal, Hamlet, y el hardcore punk de los norteamericanos Cancer Bats pondrán el punto final a la primera edición del hermano pequeño, pero melenudo y vestido de negro, del FIB.

El Costa de Fuego ha conseguido congregar 24.000 personas en su primera edición, aunque la empresa organizadora, Maraworld, espera triplicar esta cifra en unos cinco años.

Se trata de sacar la máxima rentabilidad a la gran infraestructura de servicios y técnica que se despliega desde hace 18 años para celebrar el Festival Internacional de Benicàssim.

Por su parte, el público ha agradecido las comodidades y los servicios con los que se han encontrado en el recinto de conciertos de Benicássim y en la zona de acampada.

Sin colas para ducharse, con gran variedad de puestos de comida, mercadillo, aseos limpios, merchandising, y muchas barras a su disposición, los asistentes se han sentido cómodos en Benicàssim, y la organización espera que el "boca a boca" funcione y el año que viene se puedan mejorar las cifras.

De momento no hay nombres para la segunda edición del Costa de Fuego, pero la propuesta de Vince Power, director del festival, de contar con alguien como ACDC podría ayudar a su consolidación.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.