Música

publicidad
05 de agosto de 2012 • 17:49

Red Hot Chili Peppers cierra segunda jornada de Lollapalooza

Red Hot Chili Peppers siguen prendiendo a los asistentes a los festivales musicales. La banda se presentó en el Festival Rock in Rio 2012 en Madrid, España a principios de julio.
Foto: Clasos
  • Miriam Rojas
 

Un bigote emblemático, más una pulga que desliza sus dedos a merced de un bajo, adheridos a un récord Guinnes y un joven productor, dan como resultado dinamita pura, consistencia que usualmente adoptan los Red Hot Chili Peppers cuando pisan un escenario. 

La agrupación californiana se encargó de cerrar la segunda jornada de Lollapalooza comprobando una vez más que la esperanza muere al último. Certidumbre que brindaron a sus seguidores, primeramente en septiembre del año pasado cuando después de cinco años de silencio lanzaron su décimo disco de estudio 'I'm With You' y en segundo plano la noche del viernes 3 de agosto con su presencia en el Grant Park festejando que la tormenta -eléctrica- había pasado y ya era tiempo de rockear. 

Anthony Kiedis, el del bigote, Michael 'Flea' (Pulga), Chad Smith -ganador de un récord Guinnes por tocar la batería más grande del mundo- y el guitarrista-productor Josh Klinghoffer, suplente de otro fundador del grupo John Frusciante, iniciaron su tocada con 'All Around the World'. 

Para entonces, la imagen de los músicos se proyectaba en las pantallas que rodearon el Red Bull Sound Stage, mismas que permitieron un acercamiento con cada uno de sus movimientos improvisados. 

"¡Hey Chicago! ¿Cómo están?", fue el saludo de la banda hacia un público que ya había pasado por todo: una tormenta eléctrica que obligó a los jóvenes a evacuar la sede del festival en su ciudad madre, Chicago; una fiesta que súbitamente se ambientó con la lluvia, batallas de luchas con lodo que convirtieron el festival para algunos en 'Lodopalooza' y ánimos de desesperación ante la posibilidad de que la segunda jornada del encuentro musical se cancelara por completo. 

Mientras el cuarteto tocaba sus mejores éxitos, en la explanada aledaña al escenario se escucharon gritos afónicos y múltiples "¡Yeah!". De vez en cuando se oía a distintos grupos de personas corear "U-S-A", "U-S-A" quizá porque los ciudadanos locales se apropiaron del momento que ocasionó la llegada a 'La Ciudad de los Vientos' de distintos visitantes provenientes de otras ciudades del planeta, principalmente de México. 

'Californication' se convirtió en otro de sus himnos más coreados. y con 'By The Way' los veteranos, que pisaron por primera vez Lollapalooza en 1992, se acercaron al encoré del concierto. A su regreso los tocaron 'Give It Away' . 

"Los queremos mucho, muchas gracias, que Dios los bendiga", pronunció 'Flea' como despedida. Minutos antes de las 11:00 de la noche la agrupación terminó su espectáculo, al mismo tiempo que Santigold.

 

Terra Terra