Los chicos de One Direction, atacados por sus propias fans

One Direction Foto: Getty Images
One Direction
Foto: Getty Images
 

El domingo pasado, Liam Payne terminó con la camisa rota y Niall Horan sufrió varios tirones de pelo después de que un enloquecido grupo de sesenta seguidoras se abalanzara sobre ellos a la salida del hotel neoyorkino donde se hospeda el grupo. El incidente ha propiciado que el famoso quinteto cuente ahora con un guardaespaldas cada uno para garantizar su seguridad.

"Fue una auténtica locura. Las chicas estaban completamente desatadas y directamente absorbieron a los chicos. El equipo de seguridad trató en vano de controlar semejante marea humana, ya que las fans los tenían rodeados. Niall recibió más de un golpe accidental en la cara, mientras que Liam sufrió algunos empujones. Acabaron con algún que otro mechón de pelo arrancado y la camiseta de Liam quedó inservible. Fue muy peligroso", señaló una fuente al diario Daily Mirror.

Aunque la desagradable experiencia ha concienciado a los jóvenes artistas sobre la importancia de contar con protección adicional, la pérdida de privacidad que supone tener a un guardaespaldas alrededor todo el tiempo no es precisamente de su agrado.

"Me da pena por ellos, porque siempre han sido muy independientes y les gusta contar con una gran libertad de maniobra", añadió la misma fuente.

Bangshowbiz Bangshowbiz