Las hijas de las estrellas, otro motivo para gustar de rock