Música

publicidad
21 de julio de 2012 • 11:47

El padre de Amy Winehouse temía su muerte 'cada noche'

Amy Winehouse
Foto: AP Images/Getty Images
 

Mitch Winehouse se acostumbró a dormir pegado al teléfono porque temía recibir alguna llamada preocupante sobre su hija Amy, fallecida por una intoxicación etílica accidental el pasado julio en su casa de Londres. 

"Todas las noches me iba a la cama con el teléfono al lado. No era capaz de dormir con mi mujer, Jane, y pensaba para mis adentros: 'Esta noche. Va a morir esta noche'. Me imaginaba que el teléfono sonaría, yo contestaría y Amy estaría al otro lado diciendo: 'Papá, cuando vengas mañana...' Yo le diría: 'Amy, son las tres de la madrugada'. Otras veces, creía que desde el otro lado me dirían: 'Ha salido y tiene un problema'. Me veía dando un salto, en el coche, buscándola, allí donde estuviera", declaró Mitch en el programa Radio Times. 

El padre de Amy afirmó también que dedicó tanto tiempo a cuidar de la cantante que no supo apreciar el talento que tenía hasta que falleció. 

"Siempre supe que era una buena cantante, pero estaba demasiado ocupado vigilándola, sacándola de apuros, diciéndole esto o aquello o llevándola de acá para allá. Tanto, que no supe apreciar que era un auténtico genio, algo extraño porque soy su padre, así que debería haberlo sabido, ¿no? Estaba tan encima de ella, que no lo supe ver. Desgraciadamente, ha tenido que morir para que aprecie lo que realmente fue", añadió. 

Bangshowbiz Bangshowbiz