De Pussy Riot a Gaga: encontronazos entre música y justicia